Because I choose to

enero 14, 2009

Córdoba, Diciembre de 2008, en fotos

Filed under: Córdoba, Fotografía — Etiquetas: , — Leandro López (inkel) @ 20:12

Ya se pueden ver mi selección personal de fotos de mis vacaciones en Córdoba.

enero 6, 2009

Córdoba día IX: Boleta de Vuelta

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 14:23

Se acaban las vacaciones nomás, al menos por lo que queda del 2008. Después de dormir muy comfortablemente con el sonido del río a unos metros me desperté para recorrer por última vez La Cumbrecita. Mi primer impresión fue de sorpresa, eran las 9.45 horas de un domingo y las confiterías seguían cerradas, por lo tanto me fui a desayunar al Hostal Las Cascadas, donde me alojé, y aproveché a terminar de acomodar el bolso.

Salí a dar una vuelta en un amanecer como casi todos los días que me tocaron, es decir, nublado. Al parecer durante la noche llovió un poco, lo que le confirió a este lugar tan especial un aura más de cuento de ficción. Definitivamente no me extrañaría cruzarme con un hobbit :P

Preparé la cámara, una botella de agua, el calzado apropiado y me dispuse a dirigirme al Pico del Indio. Honestamente, no sé si llegué, pero que belleza es caminar por las Sierras Grandes de Córdoba y disfrutar las vistas panorámicas que se pueden obtener.

Luego bajé pero en vez de seguir el mismo camino tomé el desvío que conduce al Cementerio de La Cumbrecita. Es difícil hablar de un camposanto por miedo a faltar el respeto, pero de los cementerios que he conocido creo que pocos pueden decir que son un remanso de paz como lo es este. Situado en un claro entre los arboles donde la luz del Sol llega lo suficiente para dar calor pero no para deslumbrar, donde se sienten los pájaros trinar, sin dudas le cuesta a uno hacerse la idea de encontrarse aquí.

Ya se hacía la hora en que venía el micro que me llevaría a Villa General Belgrano (sino tenía que esperar casi tres horas más), por lo que pasé a asearme una vez más y buscar todo mi equipaje (que no era tanto ni tan poco).

Para despedirme como corresponde almorcé en Brunnen un sensacional Leberkäse con papas y Sauerkraut (chucrut), y dos ricos chopps de cerveza artesanal. El lugar no solo está muy bien puesto sino que te atienden de manera excelente, los panes son caseros y ricos, y la cocina es bastante rápida para elaborar las comidas.

Finalmente llegó el micro, vuelta en coche cama, que arribamos a Retiro sobre las 7.00 AM y de ahí paso a dejar el bolso en casa, una ducha y vuelta al ruedo semanal de tener que trabajar.

Córdoba, volveré como he hecho a lo largo de toda mi vida. ¡Adios y hasta pronto!

enero 1, 2009

Córdoba día VIII: La Cumbrecita

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 20:24

¡Qué temprano me levanté! A las 6.35 AM pasaba el micro que lleva a Córdoba, donde tuve que hacer trasbordo para llegar a Villa General Belgrano, donde después tuve que tomar el que te lleva a La Cumbrecita. Debido a lo bien pensado que está, fueron 5 horas de viaje, nada directo. Acá si hubiera sido bueno estar con auto.

Finalmente llegué a La Cumbrecita, que belleza de lugar. De haber sabido iba a ser así no hubiera perdido día y medio (ni plata) en la horrible Cumbre. Cuando vi el mapa pensé que no llegaría a recorrer nada, debido a que tiene tiempos estipulados para las caminatas (ida y vuelta). Demás está decir que los tiempos están pensados, como dice el mapa, para una caminata a marcha moderada, aunque yo me tomo la licencia de cambiarlo a una marcha moderada para aquellas personas con afecciones cardiopulmonares y/o impedimentos para caminar en terreno escarpado. Si yo les parezco exagerado, ¡ni se imaginan lo exagerados que son los tiempos del plano!

Además de ser un lugar bellísimo está bastante señalizado, es un pueblo peatonal, calles de tierra o piedra, mucha vegetación, arroyos que cruzan todas las calles, mirlos cantando, en fin, super relajante. No descartaría venir acá para hacer un retiro espiritual, por así decirlo. Tal vez lo único en contra que tenga es que los horarios de los negocios son muy de pueblo, y convengamos que va mucho turismo.

Dado que planeaba recorrer mucho me alojé en el Hostal Las Cascadas, perteneciente al hotel de mismo nombre. No tenía la belleza del de Villa Carlos Paz pero si un encanto diferente, además de buen precio.

Mi primer destino fue la Cascada Grande. Ni bien llegué comenzó a lloviznar, pero había bastante Sol, con lo que me resultó casi imposible tomar una foto con el agua en movimiento sin que saliera quemada, una pena. Luego dejó de llover, pero se despejó, con lo que directamente no tenía sentido intentar sacar con exposición larga, por lo que aproveché y nadé en la suerte de olla que se hacía en la cascada. El agua estaba muy fría como corresponde, pero relaja de una manera particular nadar en un río y debajo de una cascada.

Cascada Grande en La Cumbrecita

Cascada Grande en La Cumbrecita

Luego me dirigí hacía La Olla, un estanque natural en el arroyo ideal para ir a tomar unos mates y pasar la tarde, pudiendo uno eventualmente meterse al agua. Uno de los principales atractivos de La Olla es que es facilmente accesible, no así la Cascada Grande.

De ahí partí hacía el Lago de las Truchas, que ni parece mucho lago y donde no vi ninguna trucha, pero sin dudas tal vez no era la época :)

Volví hacía el hostel y luego a almorzar en Die Freude (La Felicidad). La comida estuvo bien, una costillita de cerdo con pure de manzanas, bratwurst, knackwurst y sauerkraut, pero es más que criticable que no tuvieran cerveza decente así que tomé una Sprite.

Luego me fui hacía las Tres Cascadas, Remanso Negro y Lago Esmeralda. Lamentablemente a este último no pude llegar debido a que no había camino, pero si vi el Lago Grande. En esta parte del pueblo se puede encontrar el restaurant Gambrinus como así el Peñon del Aguila, lugar recreativo donde lo más destacable es cruzar el río en una tirolesa de 540 metros. Por supuesto, ¡no lo hice! Si, soy un cagón.

A la vuelta me detuve en el Café Suizo a tomar una deliciosa cerveza artesanal Mak Bier, en esta oportunidad la Weizen (de trigo). Que placer al paladar, suave y sabrosa. Altamente recomendable.

Luego de repuestas las energías pasé por la Iglesia Ecuménica y las plazas del pueblo, y me fui a cenar a Ohne Sorgen (Sin Preocupaciones), un rico goulasch.

Vuelta al hostel y a descansar, sintiendo el arroyo correr a 30 metros de la ventana.

diciembre 26, 2008

Córdoba día VII: cabalgata y fiaca

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 15:47

La verdad que La Cumbre está muy bien… para venir en familia. Sino es medio embole.

De todos modos, para no perder el día aproveché y me anoté en una excursión de cabalgata por las sierras. Lindos paisajes y demás, pero la verdad que no valió los $120 que costó.

Salimos desde dentro de la ciudad, fuimos principalmente por las calles, hasta que en un momento nos metimos directo por las sierras, y ahí estuvo más entretenido el viaje, al igual que más bellas las vistas. Luego vimos desde arriba y medio lejos el Dique San Gerónimo y seguimos viaje por la sierra hasta que volvimos a retomar una calle y volvimos hacía el lugar de partida. En total 2 horas 45 minutos de andar a caballo, que me dejaron cansado.

Al final decidí no ir al Cerro Uritorco, quedará para otro momento, por lo que el día de hoy decidí hacer fiaca, caminar la pequeña ciudad, tomar un cafecito en paz y mañana partiré temprano nuvamente hacía Villa General Belgrano, a fin de ir hacía La Cumbrecita.

diciembre 25, 2008

Córdoba día VI: La Cumbre, balneario y rasguños

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 21:25

¡Qué bien dormí! Tenía que descansar, así que le di duro y parejo a la almohada, y arranqué tarde, como se debe en la mañana de Navidad. Ducha, café con criollos y a tomar el micro hacía un nuevo destino: La Cumbre.

Ni bien llegar fui a alojarme a La Cumbre Hostel, y luego de consultar qué se puede hacer un feriado (en resumen: casi nada), me dirigí hacía el Dique San Gerónimo. Por dejarme guiar por los carteles callejeros y no por el mapa, agarré mal y de entrada ya me perdí. Finalmente encontré el río y empecé a costearlo, hasta que luego de incontables rasguños me cansé y me volví y a la pasada nadé un poco en el balneario de la ciudad. Que fresca y reconfortante resulta el agua de río.

Luego de un merecido descanso en el hostel descubrí con horror que la pantalla del celular se rompió no sé en qué momento (en realidad, si, ni siquiera en la caminata, fue en el hostal sentado). Así que mi reacción fue un LA PUTA QUE LO PARIÓ. Eh bue, por suerte lo pagué solo $ 70, veremos cuando vuelva.

Se hace de noche, estoy cansado, así que el plan es cenar, pero antes tomar un café cortado en La Gran Aldea. No hay mucho abierto pero encontré un restaurant que ofrece pescados, así que pedí una trucha grillé con papas fritas y salsa cuatro quesos. La camarera, luego de repetirme lo que solicité, pidió lo que se le antojó y cené una rica trucha con ensalada mixta. El pescado estaba buenísimo de todos modos. Un cortado en jarrito en el Café de la Recova y hacía el hostel, que mañana tengo planeado ir nuevamente hacía el dique, pero esta vez, a caballo y por un camino sencillo ;)

Nota mental: la próxima vez que me mandé a costear un río, llevar pantalones largos y una remera vieja.

Córdoba día V: Dique San Roque, Tanti y Navidad en las sierras

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 21:05

Hoy es un hermoso día desde el vamos, amaneció despejado y con una temperatura ideal, aunque pinta que hará más calor luego.

Tempranito salí para el Dique San Roque. Los micros pasan esporádicamente, así que desayuné con toda la calma del mundo y a eso de las 9.15 me tomé el Lumasa. Veinte minutos de viaje y llegamos. De todas las veces que vine al dique, y fueron varias, no recuerdo haber visto las compuertas abiertas. Hoy tuve la suerte de que debido a las lluvias de días anteriores decidieron abrirlas, porque el nivel del Lago San Roque había ascendido unos 30 centímetros, así que pude presenciar de primera mano el espectáculo del agua saliendo con una fuerza y presión abrumadora. Hubiera sido lindo ver el agua caer por el embudo, pero lo de las compuertas es inigualable.

Luego me mandé por una escalera que estaba bloqueada, para llegar a un terraplén por donde hay unas vías claramente en desuso y una suerte de estación/mirador. También hay un tunel ferroviario al que por supuesto me animé a entrar… hasta ahí.

No quedaba mucho más para ver ni hacer que unas panorámicas, así que me volví a la parada del micro y mientras esperaba me compré un queso ahumado con oregano y ají molido que después les cuento qué tal estaba.

Ni bien llegué a la terminal de Carlos Paz me tomé otro micro a Tanti, solo por el recuerdo de la infancia. Y claramente, lo mejor de Tanti es la Colonia del Personal del Banco de la Provincia de Buenos Aires, no la ciudad en si, por lo que me volví a descansar al hostel, no sin antes disfrutar de una boga al roquefort con papas.

Luego del descanso comenzó la cuenta regresiva para hacer tiempo antes de volver a subir a la Cruz de Carlos Paz, para pasar la Navidad ahí. Compré unos sanguchitos, un agua saborizada, y a subir, esta vez más tranquilo.

¡Qué belleza la ciudad en el atardecer! Ver el ocaso del día desde la cima de un cerro es maravillos. Cierto es que con más nubes hubiera sido más espectacular, pero mejor así despejado, dado que pude ver cientos de estrellas, hacía tiempo que no lo conseguía.

Villa Carlos Paz

Villa Carlos Paz

Color Bubbles

Burbujas de Colores

De a poco se fue acercando la hora, y a las 0.00 del 25 de Diciembre de 2008 los fuegos artificiales colmaron la ciudad. Desde donde me encontraba resultó imposible sacar buenas fotos debido a la altura, pero el espectáculo de estar ahí, ver la ciudad iluminarse con esos colores… no se puede describir, es algo que hay que experimentar.

Con mi linterna ese mismo día adquirida bajé el cerro para ir derechito a la cama, porque mañana estoy dejando Villa Carlos Paz para ir no sé bien adonde :)

¡Feliz Navidad! Merry Christmas! Fröhliche Weihnachten!

Nota mental: no tratar de sacar fotos de fuegos artificiales desde muy alto con la ciudad de fondo, porque no salen bien.

diciembre 24, 2008

Córdoba día IV: Villa Carlos Paz

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 16:15

Amaneció con lluvia el día, por lo tanto hice mucha fiaca. Luego decidí salir a desayunar algo y me crucé con Luciana y Esteban, los dueños del Carlos Paz Hostel, un matrimonio jovén y muy agradable. Me preguntaron si todo en orden y nos saludamos, cada uno a hacer lo suyo.

Como llovía me vine a chequear correos y hacer un poco de reseña, así no me atraso como con Salta ;)

Almorcé tranquilo, un lomo de atún al verdeo con papas españolas que estaba buenísimo en Villa Paz, recomendable, y para hacer la digestión aproveché que se despejó e hice la caminata a la Cruz de Villa Carlos Paz, que son como 2,200 metros de caminata por la sierra. Tiene 14 paradas alegóricas del Via Crucis y un par y medio de balcones que ofrecen una vista monumental de la ciudad. La Cruz es imponente en su tamaño y la vista del tramo final, perfecta. Esta vez me avivé de llevar agua :)

Volví al hostel y aproveché a dormir una siesta, tanta caminata me dejó cansado. A la tardecita sali a tomar un licuado y cené por ahí, nada memorable. Quería hacer una foto del atardecer pero no solo no encontré el lugar indicado sino que eran las 21.30 y el Sol todavía estaba relativamente alto. Veremos mañana si lo consigo.

diciembre 23, 2008

Córdoba día III: Villa General Belgrano

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 11:46

Arranqué bien temprano para irme a Villa General Belgrano, mal el hostel que empieza a servir el desayuno a las 8. En el camino la Catedral finalmente me dio una bella imagen (por algo le dicen a esta hora la hora mágica).

En la mini terminal de omnibus me tomé el Lep hacía Villa General Belgrano, el cual de nuevo se descompuso, pero se solucionó rápido: nos pasaron a otro. Luego de un viaje sin nada destacable, arribamos a la pintoresca Villa General Belgrano. El día lamentablemente sigue nublado y para colmo de males, se me rompió el trípode (bueno, ya estaba roto y remendado, y ahora se rompió de nuevo y lo vendo, jaja). Di una pequeña vuelta por el Paseo Ecológico y luego me tomé un café con leche y tostadas en el Alter Zeppelin (J. A. Roca 39). Es casi medio día y salió el Sol.

Terminé de recorrer creo que todo la villa, y subí al mirador (98 escalones, fácil), y como ayer llovió parece que hoy es la Feria Navideña (la cual no suena tan tentadora, así que no decidí si me quedo o no). Por lo que averigüé el alojamiento es más bien caro en la villa, dado que el hostel El Rincón está cerrado hasta el 5 de Enero de 2009.

Vista desde la Torre del Salón de Convenciones

Vista desde la Torre del Salón de Convenciones

Es la hora de almorzar, así que me voy al Viejo Munich (Av. San Martin 362) a disfrutar de un rico Cabrito Serrano con un chopp de la artesanal cerveza de la casa. Mientras almuerzo decido que luego subiré al Cerro de la Virgen y Pico Alemán.

Villa General Belgrano desde el Pico Alemán

Villa General Belgrano desde el Pico Alemán

¡Qué caminata! De haber sabido bien cómo venía la mano con la subida, hubiera buscado un lugar para dejar al menos la mochila grande, pero como me mandé de una, a bancarmela. Quedé fulminado, ¡tanto que al llegar a la virgen hasta recé! La verdad que las vistas que se tienen son maravillosas, realmente es muy recomendable hacerlo, aunque eso si, consejo: llevar agua y poco peso.

Tenía que reponer las sales y minerales perdidos, así que en la Estación Frankfurt (Julio A. Roca Esq. San Vicente Pallotti) degusté dos chopps de su muy rica cerveza rubia artesanal. Descanse los pies, y luego, a terminar de decidir qué haré a la noche, lo cual no es muy difícil, dado que creo que si no fuera por las cervezas y las caminatas, la villa en si no tiene mucho atractivo. De todos modos me saqué el pasaje de vuelta desde acá, dado que quiero comprar algunas cosas y también visitar La Cumbrecita. Por lo tanto decidí no perder más tiempo y sobre las 20.30 me fui hacía Villa Carlos Paz, pero no sin antes pasar por Córdoba Capital porque no hay nada directo. En fin…

Llegué a Villa Carlos Paz sobre las 23.00 y solo puedo decir que es hermoso. Las luces, la ciudad, todo. Siempre me gustó Carlos Paz, tiene un lindo encanto. Encontré finalmente el Carlos Paz Hostel (no sin antes perderme) y para mi sorpresa y placer, soy el único residente en el mismo, se fueron todos, así que con mucha tranquilidad ordené mis cosas, me tomé una merecida ducha, y a la cama, que quedé fusilado del día de hoy.

Villa Carlos Paz

Villa Carlos Paz

Córdoba día II: Córdoba Capital, nublada y gris

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 11:23

Amaneció nublado, así que con toda la calma del mundo me tomé el desayuno (café y tostadas, clásico) y me fui a dar una vuelta por el centro de la ciudad.

No sé si todo arranca tarde o qué, pero está todo cerrado, nomás las iglesias están abiertas.

El primer edificio que me llamó la atención fue el Colegio Nacional de Monserrat, ubicado en la Manzana Jesuítica, al lado del Museo Histórico de la Universidad, que solo estaba abierto para pasar al patio y no mucho más, así que visita corta y derechito hacía la plaza principal.

Manzana Jesuitica

Manzana Jesuítica

Detrás de la Catedral de Córdoba se encuentra un monumento al fundador de Córdoba, Jerónimo Luis de Cabrera. Aproveché la cercanía y entré a la Catedral, deja que desear, el edificio está venido a menos. La cúpula no deslumbra, pero según los carteles, están trabajando para arreglar todo el edificio. Enfrente mismo está la Plaza San Martín, cuyo único atractivo es el monumento al padre de la patria, y no mucho más. Seguí caminando y encontré más fachadas de iglesias, pero estaban todas cerradas.

Con todo el embole del mundo decidí ir hacía otros lados, y me fui hacía la cañada, recorriendola desde el Boulevard San Juan hasta la plaza municipal. En la Plaza de la Independencia se encuentra un monumento a los Caidos de Malvinas y también el llamativo edificio de la Central de Semáforos Inteligentes y Control de Tránsito. Cerquita hay otra plaza, la del Paseo Sobremonte, donde supuestamente podemos encontrar estátuas representando cada una de las estaciones, pero yo solo encontré tres. La fuente de la plaza es inmensa, aunque es una lástima que no estaba encendida.

Todavía no era ni medio día y ya estaba de regreso al hostel, la verdad que la ciudad no es muy atractiva. Consulté qué se podía hacer un domingo nublado y gris y me recomendaron ir hacía el barrio Nueva Córdoba. Lo mejor que encontré fue el Paseo del Buen Pastor, un exquisito lugar para visitar, con una arquitectura y diseño bastante moderno y dinámico, a pesar de haber sido la carcel de mujeres, en contraste con la Iglesia del Sagrado Corazón (de los padres capuchinos), que se encuentra al lado.

En ese instante comenzó a llover por lo que no vi mucho más (ni parecía que hubiera mucho más para ver), así que me fui a almorzar otro chivito, esta vez en Zhivago, donde el lomito del mismo nombre es muy, muy recomendable. Vuelta al hostel y siesta.

Para finalizar el día me fui hacía la Plaza Austria, donde se encuentra el restaurant homónimo, y me pedí una Salchicha Plaza Austria (chorizo alemán ahumado en tripa natural, relleno de muzarella, envuelta en panceta, con chucrut y papas). ¡Muy rica!

Aprovecho y me voy a acostar temprano, que mañana me voy a Villa General Belgrano.

diciembre 21, 2008

Córdoba día I: Boleto de Ida

Filed under: Córdoba, Viajes — Etiquetas: , , — Leandro López (inkel) @ 19:47

Gracias a un arreglo que hicimos en el trabajo, estoy disfrutando la semana de Navidad en una suerte de mini vacaciones, y aproveché para venir a yirar a Córdoba.

Solo saqué boleto de ida, dado que no sé desde dónde volveré, pero de momento no me preocupa. Tengo un par de ideas que si salen van a ser unos días gratos.

Después de un viaje no sin contratiempos aunque tampoco tan grave (salimos media hora tarde de Buenos Aires y se descompuso en Rosario), llegué a Córdoba Capital. Dado que no tenía más que el pasaje de ida decidí venir acá porque un sábado a la noche es más probable conseguir alojamiento acá que en otras ciudades, ¿no?

Atardecer desde el micro

Me alojé en el hostal Córdoba Backpackers (Dean Funes 285) y dado que estaba muerto de hambre me fui a comer un lomito completo (por supuesto, sin lechuga).

La verdad que estaba quemado del viaje, así que me volví y me dormí. Mañana voy a recorrer un poco la ciudad y planificar qué haré en estos días.

Blog de WordPress.com.